• Juan Diego Sandoval, restaurante Coque y Coquetto
  • Marián Martínez, restaurante Cenador de Amós
  • Carlos Echapresto, restaurante Venta Moncalvillo
  • Arantxa Sáinz, restaurante Tatau
  • Abel Valverde, Pescaderías Coruñesas Restauración
  • Elsa Gutiérrez, Onírica Club
  • Israel Ramírez, restaurante Saddle
  • Juan Mediavilla, coach formador consultor Upps
  • Jaime Alfonso Derqui, grupo La Ancha
  • Gonzalo Parras, coordinador área del conocimiento de sala y servicio en el BCC

Una jornada que ha permitido compartir opiniones, experiencias y proyectos que han dado pie a muchas reflexiones, y donde se han destacado 3 aspectos: el valor de los intangibles, la necesidad de que se reconozca el trabajo que hace la sala para que experiencia gastronómica tenga lugar y la importancia de cuidar a los equipos de manera personalizada.

En cuanto al reconocimiento, todos están de acuerdo en que se está viendo una evolución en el sector y en los clientes valorando cada vez más la experiencia ofrecida, pero muy lenta y no en todos los ámbitos. Debe haber un reconocimiento y una visibilidad por parte de los medios de comunicación, de los chefs de los restaurantes y de los clientes.

La labor formativa, el cuidado de los equipos, el motivar e involucrar al personal en los proyectos lo consideran básico para conseguir una plantilla estable y un proyecto completo. Lo que repercute muy favorablemente en la satisfacción del cliente y su fidelización.

En la web de CubikHub se puede acceder a la grabación del encuentro (https://www.cubikhub.net/sala), así como un documento en el que han expuesto algunas de las conclusiones del debate y han destacado alguna de las frases destacadas:

Abel Valverde: «Reivindico la parte formativa de los propios centros de trabajo, tenemos que ser muy conscientes de la huella que generamos en los trabajadores.»

Arantxa Sáinz: «La sostenibilidad de las personas pasa por unas condiciones de trabajo que implican cambios culturales que habrá que asumir.»

Juan Diego Sandoval: «La sala no necesita una revolución, la sala necesita creatividad.»

Elsa Gutiérrez: » Mi trabajo es super digno, lo que hay que dignificar son las condiciones, no solo en términos económicos, también de tiempo libre y reconocimiento del trabajo.»