• Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Instagram
  • YouTube

FORO PROFESIONAL DE LA RESTAURACIÓN SOSTENIBLE EN UNA ECONOMÍA CIRCULAR

PlanetMedio ambiente

Desperdicios en Catalunya

Unas 260.000 toneladas de comida en buen estado se tiran cada año en Cataluña y cada catalán despilfarra anualmente 35 kilos de alimentos, que representa la comida consumida durante unos 25 días, según se ha dado ha conocer hoy en el arranque de la campaña "Som gent de profit" (Somos gente de provecho).

Esta cantidad de comida desaprovechada corresponde al 7 % de lo que compran las familias, los restaurantes y los comercios, según el estudio Diagnosis del despilfarro alimentario en Cataluña elaborado el año 2011 por la Universidad Autónoma de Barcelona.
En términos económicos, la pérdida es de 112 euros por habitante al año, cifra que representa 841 millones de euros anuales en Cataluña.

La mayor parte de este despilfarro, el 58 %, se produce en los hogares, a los que siguen los supermercados (16 %), hostelería (12 %), comercio al por menor (9%), catering (4%) y mercados municipales (1 %).

La Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y el Área Metropolitana de Barcelona impulsan esta campaña de concienciación ciudadana para evitar el despilfarro alimentario, que se ha presentado hoy, coincidiendo con el Día Temático de la Prevención del Despilfarro Alimentario, en el marco de la Semana Europea de Prevención de Residuos.

Durante lo que queda de 2014 y en 2015 se llevarán a cabo diferentes acciones con el objetivo de concienciar a los catalanes del problema que supone el despilfarro alimentario, tanto a nivel ambiental como económico.

Entre otras iniciativas, se ha creado una aplicación móvil que ayudará a los ciudadanos a ser más cuidadosos con las compras, con un contador de lo que tienen en la nevera y consejos de las raciones que se han de comprar, así como una web específica y acciones en las redes sociales.

Además, se realizará una exposición itinerante con un taller para explicar y concienciar sobre el despilfarro alimentario.

Los principales factores que influyen en el despilfarro en el ámbito doméstico son la pérdida de conciencia sobre la importancia de lo que se lanza, la poca planificación en las compras, la falta de conocimiento sobres la técnicas de almacenaje, la confusión sobre las fechas de caducidad y consumo preferente y los formatos de las raciones que se pueden comprar en los supermercados.

El estudio propone una serie de acciones como la creación de clubes ambientales de negocios para la reducción de residuos, la formación de los trabajadores, la mejora de la gestión de los productos en los supermercados o el cambio de hábitos en la gestión de los productos con fecha de caducidad a punto de vencer.



Fuente: lavanguardia.com