• Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Instagram
  • YouTube

FORO PROFESIONAL DE LA RESTAURACIÓN SOSTENIBLE EN UNA ECONOMÍA CIRCULAR

Informaciónde interés

Madrid pone el turbo, en materia de sostenibilidad en restaurantes

El pasado 6 de junio Madrid Restaurantes Sostenibles se vistió de largo en el marco de Food Organic Iberia. La música callada que ha venido sonando, en torno a la creación de esta asociación, con propia personalidad jurídica y plena capacidad de actuar, independientemente del resto de la red de asociaciones de restaurantes sostenibles, vaticina que va a escribir brillantes páginas en este sector.

Prueba de ello fueron las presentaciones hechas, en un seminario celebrado en dicho evento, por directivos representantes de restaurantes gastronómicos, casuals o simplemente abrazando el slow food o la proximidad a los alimentos saludables, cuyos motivos de sostenibilidad no sólo les están validando para ser los dinamizadores de esta flamante asociación, sino también para ser referentes de todos los demás que anhelan caminar por la misma senda.

Así, por ejemplo, Diego Sandoval (Coque) la marca para aquellos restauradores de alta gama que quieren no perder el tren de la sostenibilidad, Carlos Zamora (Grupo de Luz) sorprende siempre, yendo un paso por delante de los vanguardistas en sostenibilidad, mientras que hay quien prefiere basarse en la iniciativa Slow Food como la toledana Casa Elena o partir de cero como Changó en Leganés.

Pero quien sobresalió por encima de todos fue José Sen que con su restaurante K&CO en las Tablas (Madrid) se convierte ya en uno de los primeros restaurantes más sostenibles del estado español (Azurmendi dejará de reinar sólo) al certificarse con el reconocido sello internacional de Ecocook, al cual se le augura un brillante porvenir ya que, nos consta, que su cierre de compromisos con firmas de restauración multinacional, no ha hecho más que empezar.

Restaurantes Sostenibles como cuna de las asociaciones que están naciendo en Barcelona, Madrid (y pronto en Andalucía) no puede estar más satisfecha de la respuesta que la empresa de restauración ofrece a su llamada de incorporarse a un movimiento colaborativo que rindiendo servicio a la economía y a la sociedad también contribuye a un menor deterioro del medio ambiente.